Bienvenidos a mi tapiz de historias de terror. Acá iré publicando las historias que vaya escribiendo, pero desde ya os advierto que no publicaré en un día concreto. Los cuentos los subiré apenas los haya terminado y considere que son dignos de ser leídos. Así que no os desesperéis, porque la desesperación lleva a la desesperanza y la desesperanza al abandono. Así que ya sabéis!

Bienvenido y a leer!

18 de agosto de 2017

Historia por WhatsApp 11) Fuego




17 de agosto de 2017

Historia por WhatsApp 10) Retorno del averno




13 de agosto de 2017

Historia por WhatsApp 6) Extraña historia de Hospital




El Mago Desterrado (Capítulo 8)

Lee el capítulo anterior: CAPÍTULO 7

—El Rey está hecho una furia —comentó Irene mientras le cepillaba el cabello.

—Le escuchamos gritar que Lord Evans Madison es un bastardo imbécil —ahondó Milka, que le barnizaba las uñas de las manos.

—¿Con quién discutía? —quiso saber Dariana.

—Con la reina —respondió Milka—. Bueno, no discutían. Me pareció más bien que el rey se desahogaba en los oídos de la reina.

Dariana no se sorprendió. Tres días atrás había llegado un jinete con un mensaje de lord Evans Madison, general en jefe del ejército afirense y futuro suegro de Dariana. Esa misma noche su padre les contó lo que decía el mensaje: Lord Evans había embarcado a todo el ejército y había zarpado hacia Tres Minas. A Dariana le pareció una idea muy osada, pero su padre opinaba lo contrario y se explicó de tal forma que Dariana llegó a dudar del éxito de lord Evans.

—Es un error —había explicado—. El ejército no está listo para entrar en combate. Apenas tiene un par de semanas de adiestramiento. En Tres Minas se encontrarán con gente dispuesta a morir por su tierra; en esas situaciones los guerreros pelean con más ahínco. Y si eso es poco, en Tres Minas llevan más de un año preparándose para esta guerra. Sus hombres están mejor adiestrados. Quizá sean menos en número, eso es muy cierto, pero estarán en su tierra, en sus pueblos, en sus ciudades, tras sus murallas… Y nuestro ejército no está listo para una batalla campal, mucho menos para asediar ciudades. Los ejércitos de Brenfer, cuando estén preparados, navegarán hacia Tres Minas, nos encontrarán sentados frente a las murallas de algún pueblo y nos harán pedazos. Eso es lo que sucederá si Lord Evans insiste en esa locura.

Dariana había escuchado de forma atenta. Por lo general a las niñas no les gustan esos temas, pero ella era una princesa, y sí le importaban. Por eso se permitió pensar un poco al respecto. Si de verdad había tantos riesgos ¿por qué lord Evans optaba por aquel plan? Quería a su padre, y lo respetaba, pero también sabía que lord Madison era mayor y había combatido en muchas más batallas. A lo mejor sabía algo que los demás no.

—Ponedme el vestido —dijo Dariana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...